Moncofa alega ante Costas la remodelación de la avda. Mare Nostrum

  • Alós: “La solución pasa por la construcción de espigones, no por desmantelar media avenida, la casa no se empieza por el tejado”

El Ayuntamiento de Moncofa ha presentado alegaciones al desmantelamiento de la avda. Mare Nostrum al sur de la gola de Masbó en Moncofa. El proyecto que “invade, destruye y ocupa en torno al 50 % de la superficie de la avenida Mare Nostrum pero no con ello amplía la superficie actual destinada a uso peatonal ya que reduce el ancho total de la misma siendo incluso menor en algunas zonas”.

Por otro lado, el proyecto presentado no contempla ninguna de las actuaciones propuestas en la “Estrategia de defensa y propuestas a las playas con problemas erosivos, considerando los efectos del cambio climático en Castellón Sur” y se enmarca como una actuación complementaria a los espigones. Es por ello que desde el Ayuntamiento se considera que es necesario primero realizar la actuación principal (la construcción de espigones) y después, tras un análisis detallado de sus efectos, las secundarias o complementarias, y no a la inversa.

El documento marco de todas las actuaciones en el sur de Castellón, la Estrategia, no contempla en ningún caso modificar la línea de playa tierra adentro, ni de modificar la anchura y configuración de una avenida principal vertebradora, como es la avenida Mare Nostrum de Moncofa. Es por eso que el alcalde de la localidad, Wences Alós Valls, valora muy negativamente la propuesta, “en vez de aplicar la estrategia y proteger la playa nos rendimos a los efectos adversos de las tormentas y retrocedemos sin plantear siquiera la construcción de espigones. Costas empieza cediendo, destruyendo, el 50 % de la avenida Mare Nostrum al sur del canal de Masbó pero no sabemos dónde terminará”.

“La solución a los problemas pasa por la construcción de espigones”, asegura el alcalde, “como se ha hecho en Almenara y como se va a hacer en Camí Cabres, recuperando parte del terreno perdido frente al mar, y es una solución que se está aplicando a escasos kilómetros de donde ahora se plantea simplemente destruir y retirarse”.

Por otro lado, en el documento de alegación también se afirma que la realización de un cordón dunar producirá una obstrucción visual en todo el paseo modificando la visual y el paisaje de forma patente “pasando de disponer de un corredor visual y paisajístico con el mar mediterráneo como telón, a visualizar un muro de hormigón y una duna artificial sobre este”. Produciendo además una variación climática en la zona al imponer una barrera a la brisa marina, que producirá sensibles incrementos de temperatura.

Las alegaciones también planean, entre otras cuestiones, como que parte de la actuación se realiza fuera de la zona de dominio público marítimo terrestre estatal, los efectos adversos sobre el tráfico rodado, el transporte público, las plazas de aparcamiento, los accesos de los servicios de emergencia…Es por todo ello por lo cual el Ayuntamiento de Moncofa ha mostrado la oposición a la ejecución, “la solución es la construcción de espigones, solución que plantea la estrategia aprobada y no iniciar obras complementarias antes de empezar la principal. No se empieza la casa por el tejado”, afirma Wences Alós Valls, alcalde de Moncofa.