• Del 10 al 26 de julio la población de Moncofa, turistas y veraneantes podrán disfrutar de la obra del alcoyano Manolo Antolí

Manolo Antolí­ (Alcoy, 1953) es un artista plástico de notable éxito en la actualidad. En una época en la que el arte contemporáneo está dominado por la abstracción y el conceptualismo, su obra se caracteriza por la representación figurativa, especialmente del cuerpo humano.

Pintor y dibujante desde pequeño, Manolo Antolí Sancho estudió en la Escuela de Bellas Artes de Alcoy desde los 14 años. Más adelante se licenció en Bellas Artes en la San Carlos de Valencia.

Este artista alicantino combinó la docencia de la asignatura de dibujo con sus propias obras. Destaca por retratar las fiestas populares en sus pinturas, como las escenas típicas de las fiestas de moros y cristianos.

Entre sus exposiciones destacan las ciudades de Lisboa, Bilbao o la Galería Montserrat de Nueva York.

“Para mi, Velázquez sigue siendo el Amo. Su obra nos ha transmitido sensaciones diferentes en cada época que he sido contemplada, y sigue totalmente vigente”. Así comienza a explicar Antolí la significación de su arte pictórico. La moda nunca fue un condicionante para él, como tampoco lo es ahora para Manolo Antolí. “Parece que hoy haya que pedir disculpas por utilizar un pincel” prosigue el pintor, acerca de la tendencia crítica que existe hoy en día para con el arte más tradicional. Contemplamos obras de artistas del siglo XX, como Jean Saville o Lucian Freud. Descubrimos que la figuración actual no tiene necesariamente que estar relacionado con el viejo realismo. La figura humana se revela como un elemento capaz de provocar sensaciones enfrentadas, de rebelarse contra la belleza utópica y de constituir un elemento expresivo tremendamente versátil. Según Antolí: “Si trasladáramos estas obras a un contexto de Nacional-Catolicismo, se pondrían muy nerviosos. Pero una vez superada esta barrera no observas en estos cuerpos desnudos ningún tipo de connotación sexual”, prosigue, “cuando en la Facultad de Bellas Artes tuve que pintar un desnudo, era la primera mujer sin ropa que veía en mi vida. Sin embargo no pensé ni por un momento en sexo, sino en el enorme problema que tenía que resolver”. Antolí también habla del aspecto comercial de la pintura. Según él, los historiadores se empeñan en ubicar contextualmente la obra, eso les impide recibir todas las sensaciones y emociones que puede transmitir. Los galeristas son diferentes, lo que no quieren es que nadie cambie, “si una vez decides poner un gato en tu cuadro, la galerista querrá que pintes siempre gatos, para conectar al autor con el mercado potencial”. Finalmente Antolí hacía un alegato a favor del propio hecho de pintar, y de utilizar los colores y las formas como elemento de expresión de algo íntimo. “Más allá del éxito y la vanidad, que es un saco roto, me interesa el proceso de intimar con tu obra, y comunicarte con los demás a través de ella”.

Según palabras de la concejal de Cultura, Ana Gracia: “Queremos agradecer el esfuerzo realizado tanto por Manolo Antolí como por la coordinadora de la Sala de Exposiciones Maria Sorolla, Gabriela Alemany, por haber hecho posible la apertura de la sala de exposiciones a pesar de las dificultades por las que estamos pasando. Un esfuerzo que se ha visto recompensado por la participación de los tres grandes  pintores que pasarán por nuestra sala durante este verano, Manolo Antolí, Alex Alemany y Amat Bellés. El horario de la sala de exposiciones será de martes a domingo de 19-21 h. Recordamos que la sala de exposiciones cumple con todas las medidas de higiene y seguridad exigidas por la ley”.