El volumen de trabajo de los técnicos y el trabajo administrativo que acompaña a la tramitación de las cuentas públicas del consistorio ha hecho que la entrega del borrador de presupuestos a la oposición se haya demorado hasta la semana pasada.

Entre las causas por el retraso se encuentran la aplicación de la relación de puestos de trabajo y, consecuencia del decreto del Gobierno central, la subida del sueldo de los funcionarios (un 2,25%), así como la del salario mínimo interprofesional (SMI), que afecta a la contratación de, por ejemplo, los talleres de empleo.

El presupuesto plantea unas cuentas que ascienden a 12,27 millones de euros, frente a los 12,38 millones del año pasado, observándose una disminución de 111.000 euros por la disminución de impuestos a los vecinos.

Recordar que durante la presente legislatura, además de solicitar tres revisiones catastrales a la baja, que acumulan una disminución del valor sobre el que se calcula el impuesto del 21%, el tipo impositivo del IBI ha pasado del 0,65 al 0,5060.

El equipo de gobierno, encabezado por el popular Wences Alós, hizo entrega a la oposición del borrador de presupuestos 2019 a mediados de la semana pasada, y procederá a convocar a los partidos de la oposición, y los concejales no adscritos, a una reunión a principios de la presente.

Los presupuestos recogen un incremento en la partida de personal por los efectos de la relación de puestos de trabajo y también por incorporaciones en los departamentos de servicios sociales y recaudación para “mejorar los servicios a nuestros ciudadanos” asegura el alcalde, Wences Alós.

A la vez que deja a disposición de todos los grupos 340.000 euros a la espera de propuestas en inversiones. Para el alcalde “se trata de unas cuentas sociales y realistas, que culminan un proyecto en el que la voluntad de buscar acuerdos y disminuir la presión fiscal a nuestros vecinos ha estado siempre presente”, se culmina “un proyecto de legislatura que ha mejorado de forma considerable las expectativas del municipio y de todos sus vecinos”.

Entre los aspectos más destacados en la parte del gasto, se encuentra la partida destinada al fomento del empleo (497.886,95 €), Cultura (486.774,50 €) y Servicios Sociales (247.488,64 €).

La cifra total del nuevo presupuesto alcanza los 12 millones, muy lejos de los 31 millones que llegó alcanzar el presupuesto de Moncofa en el año 2006. Años en los que, a pesar de los grandes ingresos, generaron una elevadísima deuda que sobrepasó con creces los 10 millones de euros.

Según las previsiones, durante el presente año el equipo de gobierno planea dejar la deuda en 300.000 euros, muy lejos de los 8 millones de euros de inicios de legislatura.