El Ayuntamiento de Moncofa pone en marcha una sencilla campaña que invita a la reflexión sobre las colillas y desperdicios que tiramos al suelo y acaban en los imbornales, abriéndose camino directo hacia nuestras playas.

“El mar empieza aquí” muestra de forma llamativa la fuerza que pequeños y desafortunados gestos provocan en nuestro ecosistema. Para lograrlo, se han pintado en el municipio más de 50 alcantarillas con un mensaje directo y concienciador sobre los residuos mal gestionados y su devastador efecto sobre los ecosistemas marinos.

Según el Instituto Español de Oceanografía (IEO), el 66 % de los mares muestra una severa alteración debido al impacto humano. Las colillas se encuentran entre los 10 elementos más frecuentes en las playas europeas con densidades de más 1000 colillas en 100 metros de playa. Además de la contaminación visual que generan y los efectos físicos en los organismos marinos por ingestión o asfixia, las colillas pueden suponer un riesgo toxicológico debido a las sustancias que liberan.

El concejal de Medio Ambiente, Pedro Sales afirma que “con esta campaña esperamos concienciar a los vecinos y visitantes que el evitar un pequeño gesto como tirar una colilla o un plástico en un imbornal contribuye directamente en una mayor suciedad en las playas que todos disfrutamos”.

Podemos subsanar este mal asimilando que el cambio empieza en cada persona, en esos pequeños gestos que ayudan al cuidado de la naturaleza, en las acciones de limpieza e higiene de nuestras calles y playas, y también, en la educación en valores, en fomentar los estilos de vida de las ciudades sostenibles y en informar y ayudar a cambiar gestos dañinos por hábitos positivos para nuestro entorno y nuestra sociedad.